viernes, 2 de noviembre de 2012

Aterriza como puedas

No se si contáros el vuelo, el viaje o el día que echamos gasolina por primera vez...bueno intentaré empezar por el principio, cada cosa a su tiempo.
Días antes de venirnos, fui a la pediatra de los niños con la esperanza de que me recetase algo más o menos inocuo pero que les diese algo de sueñin a los cachorros en el avión en vista de que teníamos dos vuelos, uno de 8 horas, tres horas de escala y otro de 14 ...la pediatra muy maja me dio un abrazo y un montón de consejos que jamás se me habrían ocurrido como que procurase que estuviesen tranquilos, que les llevase algo para dibujar y que intentase que durmiesen...un portento la señora. En vista del éxito mande a papá a la farmacia a pecho descubierto y a mentir como un bellaco sobre lo mucho que se mareaban nuestros vástagos, con lo que le dieron unas ampollas que eran fantásticas para el tema pero que como único inconveniente tenían que causaban un poco de somnolencia , Vaya por Dios que contrariedad!!, bueno pues denme 4, por favor... el caso es que como soy boba luego me leí el prospecto y me entró el canguis por si les daba alguna reacción imprevista y la liábamos en el avión y decidimos no darles más que un besín de buenas noches y tirar pa lante a pelo, como toda la vida.
Allá que nos plantamos a las 7 de la tarde de un martes 25 de Septiembre en el aeropuerto de Barajas de Madrid con nuestros 5 cachorros y nuestras 7 maletas , rumbo a Brisbane vía Dubai.
Volábamos en busines con Emirates, por lo que el avión era bastante grande y muy confortable y como decía mi cachorra mayor, "estaba lleno de unas señoritas mu majas que tenían una capita en el sombrero y que te ponían un papelito en la taza del water cada vez que ibas a hacer pis"...que sólo en el primer vuelo serían unas 2000 veces por cierto...
Los asientos se reclinaban casi al completo para dormir, con un bonito mando electrónico que J dominó en el minuto uno para desesperación de sus convecinos que veían como unos piececillos 
subían y bajaban sin parar mientras se mondaba de risa " Papaaaaaaaaá, esto mola muuuchooo es como un columpio"...G no daba a vasto a recoger todo lo que le iban dando, que si toallita calentita, que si neceser lleno de cremitas y potingues, que si una mochila con pinturas, que si un muñeco con una mantita , Madre mía que estrés más grande!...N por su parte se plantó los cascos y descubrió tras verse tres pelis seguidas de súper héroes que también había videojuegos y claro el viaje se le hizo corto, protestaba cuando llegamos a Australia porque no le había dado tiempo a terminar la partida...alucinante. E teta y dormir, pero también un poco desesperao ya que a él la tele y las cremitas como que no le hacen gracia y sólo quería correr  por el avión, pero en general se portaron bastante bien...eso si si viajas con un bebe que no lleva asiento como es mi caso y le tienes que tener encima de ti, mejor te preparas un sandwich en casa porque como no te pueden poner la bandeja de la comida porque con el peque no cabe no te la 
ponen...no son muy espabilaos que digamos. Ya llegó un punto que con mi patético inglés conseguí que entendiesen que también se puede comer con una mano al menos un bocadillo.
Cuando llegamos a destino bastante cansados y despeluchaos hay que decir que el resto de los pasajeros nos felicitaron por lo bien que se había portado nuestra prole, lo cual agradecimos un montón y aún más los que se acordaron de nuestras madres pero no nos lo dijeron.
Recogimos las maletas y fuimos a los controles de seguridad que nos tenían algo acojonaos por si alguno de los niños se había escondido algún trozo de sandwich espachurrao en el bolsillo ( para estas cosas las autoridades australianas son muy suyas). G confesó en el último momento ante la presión y viendo que iba derechita a la cárcel que llevaba unos bombones del avión en la mochila y los tiramos a una papelera y los pasamos sin más dificultad. 






Conseguimos contratar el coche de alquiler sin morir en el intento y meter todas las maletas así que ahora si que estábamos listos para comenzar la aventura.

4 comentarios:

  1. ¡Pero que estrés! Campeones que sois!

    ResponderEliminar
  2. No he leído más que hasta aquí pero... "Me se" ha venido a la cabeza un pensamiento: estos chicos, en cuanto tengan un hueco engendran un sexto ¿no, verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!

      Eliminar