martes, 20 de noviembre de 2012

¿Donde está el Rugby?

Como vivo con mi editor no me queda más remedio que hacerle caso así que toca que os cuente lo poco que hemos vivido de Rugby.

Resulta que inocentes de nosotros, cuando estábamos en España pensábamos que aquí los niños nacían con el Oval bajo el brazo y que se jugaba todo el año en cualquier esquina. Hay parte de razón en este pensamiento y parte no. Es cierto que aquí hay muchiiisima afición por este deporte y que hay un montón de campos por todas partes (al lado de casa tenemos dos municipales que son preciosos), peeeero resulta que aquí dividen los deportes por temporadas; temporada de invierno, donde se juega al rugby y al hockey y temporada de verano donde los niños hacen natación y juegan al cricket y al soccer (nuestro fútbol). No acabo de entender mucho esta división ya que supongo que en un sitio como Canadá eso tiene un sentido pues en Invierno hay temperaturas muy extremas y por tanto no se puede jugar en el exterior, pero ¿Aquí? ¿Qué sentido tiene si en lo más crudo del Invierno hay 15 grados?. Reflexiones a parte, esto es así y punto y como no podía ser de otra manera hemos llegado en la temporada de Verano y por tanto, no hay Rugby hasta Febrero.


Campo de rugby de al lado de casa



De momento, ya que los niños no pueden jugarlo nos hemos conformado con ver un Seven estupendo que se organizó en Gold Coast y un partidazo entre Australia y Nueva Zelanda jugado en el estadio de Brisbane, el Suncorp.


El Seven de Gold Coast

Un Seven es una competición de Rugby a 7 (juegan 7 jugadores por equipo) y el de Gold Coast forma parte de las series mundiales, es decir, es un campeonato entre selecciones nacionales que se juega en distintas ciudades a lo largo del año, se hace una clasificación y finalmente hay un país ganador (al estilo de la formula 1 para entendernos). El año pasado ganó Nueva Zelanda (que sorpresón, pero no deja de ser justo si pensamos que junto con Gales son los únicos donde el rugby es el primer deporte muy por delante de cualquier otro) y España hizo un gran papel y se convirtió en miembro de pleno derecho de la competición para este año.

El año pasado cuando se jugó el Seven de Hong Kong, Papá León estaba trabajando en China, así que pudo ir a verlo y se enamoró del formato. Se juega en estadios enormes que están a reventar (primera cosa a la que no estamos acostumbrados), hay un partido cada 20 minutos porque son partidos muy rápidos y juegan todos contra todos, así que en dos días te das un empacho de rugby estupendo.
HK7s 2012, Ojalá en España los campos se llenaran así

En la grada hay un ambiente maravilloso.  Es muy típico que la gente vaya disfrazada, con mucho sentido del humor (¿A que he estado  políticamente muy correcta?, realmente quería decir que no tienen ningún sentido del ridículo, pero es muy divertido la verdad) y suele haber un concurso el último día al mejor disfraz. Hay animadores que retransmiten el evento, peticiones de mano en las pantallas gigantes...¡Vamos, todo un espectáculo!. También, por supuesto, hay todo un tinglado de puestos de comida, BEBIDA (cooooomoooo se pimpla)  y merchandaising y un montón de actividades para niños, por que pese a que la gente se taja hasta el punto de ver a Gandhi esto es un entretenimiento de familias donde los niños están muy presentes.

En la mayoría de los Seven, en la grada no suele haber presencia española (seamos realistas ...ir a ver a la selección española a Dubai o Australia cuesta un pastón y no hay tanta afición) por lo que en HK David pudo saludar a los nuestros y darles la enhorabuena.

Después de este bautizo de Seven nos liamos la manta a la cabeza y nos fuimos a ver el Seven de Glasgow con toda la familia y nuestros amigos J, B y su prole. Disfrutamos una semana maravillosa en Escocia y vimos un Seven alucinante, en el que España ganó a Escocia en su casa. Ejemplo, de ese buen ambiente que os comentaba antes, es que en ese partido nos desgañitamos a gritar rodeados de escoceses que en ningún momento nos dedicaron ni una sola mala mirada y que muy al contrario nos felicitaron al terminar por nuestra victoria al mismo tiempo que se iban cabreaos pa' su casa a digerir la derrota con otros 10 litros de cerveza.
España jugando en Glasgow


Al terminar la competición la Selección dio la vuelta al campo y pudimos también saludarles y los niños se hicieron fotos con ellos y les firmaron los programas ...es lo que tiene gritar en español en casa ajena, que te hacen mucho caso.
G y N en Glasgow con los jugadores de la selección

Pablo Feijó, capitan de la selección española firmandoles a los niños el programa

Ahora resulta que al poco de llegar a aquí, España jugaba otra vez un Seven a sólo 80 km de Brisbane, en Gold Coast, así que no nos lo podíamos perder.

Yo se lo comentaba a Papá León "como podamos saludar a la Selección van a empezar a pensar que somos una familia de psicópatas grupis que les van siguiendo por el mundo".

Esta vez, sólo cogimos entradas para un día porque los dos, era mucha tela para los peques y para allá que nos fuimos un Sábado soleado.

El montaje era el mismo que en los otros Seven, música, color, disfraces, CERVEZA y mucha animación. Es complicado ver los partidos con niños a los que no les interesa en absoluto (sólo N estaba absorto) así que nos los fuimos turnando como buenamente pudimos y alternamos el Rugby con unas 100 visitas al bar y unas 2000 al cuarto de baño.
El estadio de Gold Coast y jugando, España

España perdió todos los partidos del primer día, una lástima, pero vamos que la grada se entregó a tope con ellos. Es lo único que nuestros niños hacen encantados, ¡Gritar como locos!.
Al final del día con los niños agotados pudimos irles a saludar y nos hicimos alguna foto con un jugador y por lo que se ve no nos recordaban porque no llamaron a seguridad jijjii.
N estaba encantado


I disfrutando del Rugby


Kiwis contra Wallabies

Esto realmente debería escribirlo mi costillo ya que yo no estuve hem, hem...pero bueno os hago un resumen de lo que me contaron.
El estadio lleno absoluto, las dos aficiones ataviadas con sus respectivos colores, comida y bebida por doquier y un padre y un hijo españoles que no podían cerrar la boca de la emoción.

Estadio de Suncorp

Antes del gran partido jugaron en el campo los chavalines de los equipos locales ¡Os imagináis que veo algún día a mis cachorros en el Suncorp!...me muero de ilusión y ellos ni os cuento.
Despues los himnos y por fin la Haka ¡¡En directo es impresionante!!...creo que pone los pelos como escarpias.
El partido fue mítico (Australia consiguió empatar), fue increíble ver a los All Blacks y los Wallabies en directo. Siempre merece la pena.

Como siempre el público dio una lección de deportividad y buen rollo, porque aquí ambas aficiones conviven en la grada de forma amistosa y sin ningún tipo de altercado ¡Olé, por el espíritu del Rugby!

Como anecdota os diré que padre e hijo fueron en autobus al partido, ya que ese día con las entradas todos los medios de transporte son gratis y a la salida, ya de noche, el autobus les dejo tirados...se pegaron una buena caminata hasta casa orientandose por las paradas de autobus ¡Ay, mis aventureros!

Los dos suertudos apoyando a los wallabies

Esperamos poder contaros en breve las azañas rugbísticas de nuestros cachorrillos que están como locos por demostrarles a los lugareños como se las gastan los leones.
Nota: Indus os echamos un montón de menos








4 comentarios:

  1. Muy buena crónica!! Os seguiremos desde aquí con gran interés en vuestro periplo por las antípodas.
    Un saludo Indus y a seguir disfrutando.
    AúpaIndus!!!
    Raúl Malabarista

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Raúl! Estamos muy pendientes de vuestros resultados ;-). Vamos Indus!

      Eliminar
  2. Qué gracia lo de la familia psicópata... A ti te va todo, todo.

    ResponderEliminar